Análisis táctico: CP Valdivia

  • 29 septiembre, 2018
  • 0
  • 65 visitas
¡Léelo en 2 min.!

Tras la victoria ante un rival directo como es el Moralo, el Cacereño vuelve a la carretera este fin de semana. Los de Adolfo Muñoz viajan ahora a Zurbarán, la nueva casa del CP Valdivia esta temporada mientras terminan la colocación del nuevo césped artificial en el Primero de Mayo de la localidad pacense.

En su último partido en casa, el Valdivia, entrenado este año por Richi Tapia, logró la sorpresa y venció a la UP Plasencia, uno de los favoritos, al menos, para clasificar al playoff, por 3-2. El conjunto verde acumula 7 puntos de 15 posibles, divididos en dos victorias, un empate y dos derrotas, incluida la de la jornada anterior ante el Azuaga.

El Valdivia, como analiza nuestro entrenador, Álex Medina, es un equipo peligroso en ataque, sobre todo por las bandas, con Antonio Reseco en la banda izquierda y Polvorilla, en la derecha. El equipo se coloca en un 4-1-4-1 con un mediocentro defensivo que equilibra muy bien el equipo.

A la hora de defender, los de Richi Tapia repliegan en campo propio, evitando presionar en el terreno de juego del rival. La zaga del Valdivia, como analiza Álex Medina, es “lenta, tarda mucho en salir” y, además, dejan muchos espacios entre líneas. Las transiciones defensa-ataque son muy rápidas, cuando recuperan el balón, los centrales y laterales buscan directamente el balón largo, esperando encontrar la velocidad por las bandas de Reseco y Polvorilla.

El Valdivia es un equipo que se le da históricamente bien al Cacereño, desde el 27 de enero 2008 no pierde puntos ante el Valdivia, el encuentro finalizó con un resultado de 2-2. La última derrota -y única- del CPC ante los valdivianos data de esa misma temporada, la 2007/08, 2-1 en el Primero de Mayo.

Imagen con copyright